martes, 15 de agosto de 2017

Grupo Surrealista de Madrid: “Clavar limas en la tierra”

El Grupo Surrealista de Madrid pone otro hito en sus publicaciones con esta muestra de poesía verbal, editada por La Torre Magnética, que ya en 2000 había dado a la luz Indicios de Salamandra, con poemas entonces de Paco Carreño, Eugenio Castro, Manuel Crespo, Jesús García Rodríguez, Silvia Guiard, Miguel Ángel Ortiz Albero y José Manuel Rojo.
Los nombres que aparecen ahora son tanto de componentes del grupo como de “aliados”, o sea, de amigos y colaboradores, y de ahí el título descriptivo Poemas del Grupo Surrealista de Madrid... y alrededores. Pero no se ha querido hacer una antología más, y mucho menos de carácter “histórico”, sino que se ha preferido seguir “los criterios de actualidad y de persistencia en las colaboraciones y complicidades que se mantienen hasta el día de hoy”. Otros nombres que una obra de corte retrospectivo no hubiera podido soslayar son Toni Malagrida, Carlos Valle de Lobos, Mariano Alaudén, Enrique Carlón, Francisco Morán, Jorge Kleiman, Óscar Delgado –los dos primeros de tan grato recuerdo para mí, que los traté en Madrid hace ya algunos años.
De la vieja guardia tenemos a Lurdes Martínez, Eugenio Castro, José Manuel Rojo y Javier Gálvez, y de los que luego se fueron incorporando, en algún caso con distancia geográfica, o como colaboradores fecundos, a Jesús García Rodríguez, Manuel Crespo, Silvia Guiard, Noé Ortega, Julio Monteverde, Emilio Santiago, Pablo Cobollo, Vicente Gutiérrez Escudero, Ángel Zapata, Leticia Vera, Bruno Jacobs, Andrés Devesa. Entre los “aliados”, pierre d. la, Alba Pascual, Carlos Trujillano...
No interesa aquí esa engañifa de “lo que va a quedar”, sino la realidad contundente de lo que hay, con la voluntad de “vehicular intensidades, crear libertades”, de hacer un “hecho comunitario” de la poesía, considerada como “visión del mundo”, como “relato indefectiblemente inscrito en el discurso de la libertad”.
La extensa introducción, firmada por el grupo, es una reflexión sobre el sentido de la poesía, hoy, para el surrealismo, y comienza por esgrimir una expresión largo tiempo utilizada por ellos, la de “la poesía por otros medios”, que me recuerda estas palabras de Maurice Blanchard: “Ya no sé quién dijo que se hace poesía con palabras, pero sí quién lo ha repetido: Valéry. Las palabras importan un comino. La poesía se hace con imágenes, e incluso con imágenes sin palabras”.
La poesía escrita, en efecto, se ha convertido mayoritariamente en un “lamentable expediente”, y de ahí la diatriba que hay en estas páginas contra el narcisismo y la vaciedad en que ha desembocado esa poesía, y contra “la separación artificial entre poesía escrita y todas sus restantes encarnaciones y facetas”, separación tan propalada por la egolatría sectárea de los propios poetas. Atacando nociones como las de “escritura personal” y “yo poético”, el ensayo de Clavar limas en la tierra no puede sino oponer el sentido de una poesía liberadora a lo que llama “la fabricación en serie de poetas y libros de poemas”, todos ellos, añadiríamos, perfectamente intercambiables en esa versorrea que combina con gran frecuencia y de modo no poco siniestro la poesía con el academicismo.
Clavar limas en la tierra ha sido óptimamente presentado por uno de los componentes del grupo, Vicente Gutiérrez Escudero, en su blog, reproduciendo además su reseña el pasaje inicial de esta notable publicación colectiva, que se suma a otras no menos centrales del Grupo Surrealista de Madrid a lo largo de su ya larga andadura:


*

Repasando las entradas que le dedico en Cabina de barlovento a la poesía, lo primero que habría que hacer es actualizar la de Annie Le Brun, añadiéndole al “fin del siglo XX” el principio del XXI:
Si no hubiera más que los poetas del fin del siglo XX para darle sentido a la palabra poesía, sólo se podría ver en ella un sinónimo a la vez de pose vacía, pusilanimidad, suficiencia, incontinencia, hinchazón y, a fin de cuenta, deshonestidad profunda”.
Estas otras coinciden en lo del “lamentable expediente”:
“Los poetas escriben para los poetas. Los poetas se cubren mutuamente de alabanzas y se prestan mutuamente homenaje unos a otros. Los poetas saludan su propio trabajo y toda esta gente se parece mucho a todos los mundos especializados y herméticos que dividen la sociedad contemporánea. Para los jugadores de ajedrez el juego que practican es una de las cumbres de la creación humana; tienen sus superiores, y hablan de Casablanca como los poetas hablan de Mallarmé o se prestan unos a otros todos los homenajes. El ajedrez, con todo, es un juego, y la poesía es algo más serio, y aquello que nos parece simpático en el caso del ajedrez, en el caso de los poetas es señal de una mezquindad imperdonable”. (Witold Gombrowicz)
“Nuestros poetas no escriben para un mundo pendiente de cada una de sus palabras, sino que escriben los unos para los otros. Justifican su impotencia haciéndose deliberadamente ininteligibles. Encerrados en sus egos pequeños y glorificados, se mantienen alejados del mundo por temor a ser pulverizados al primer contacto. Si los observamos a fondo, no son ni siquiera personales, porque de serlo podríamos entender su delirio y su tormento. Se han vuelto tan abstractos como las ecuaciones de los físicos. (Henry Miller, quien a la vez dijo tan inflamadas palabras sobre Rimbaud)
“Los poetas están equivocados porque su visión no es una visión sino un bizqueo”. (Dylan Thomas, que era un verdadero poeta)
“El culto de la poesía poética, lo que se llamaba antes la poesía pura, y que numerosos poetas jóvenes practican siempre –como si nada hubiera ocurrido– es un culto mortífero, suicida y, por supuesto, profundamente nihilista”. (Alain Jouffroy)
“Hay que combatir con todo nuestro desprecio e ira toda la poesía tradicional, desde Homero a Goethe, pasando por Góngora –la bestia más inmunda que ha parido madre–, hasta llegar a las ruinosas deyecciones de nuestros poetillas de hoy”. (Luis Buñuel)
“Muchos poetas prefieren la botella de tinta a la botella al mar”. (Achille Chavée)
Pero veamos el otro lado de la cuestión, la definición artaudiana siendo mi favorita entre todas las que se han dado:
“La poesía es una inervación magnética del corazón”. (Antonin Artaud)
“Se llama poesía todo aquello que cierra la puerta a los imbéciles”. (Aldo Pellegrini)
“La poesía es un modo integral de vida. Se trata de ir lo más lejos posible, incluso en lo oscuro”. (Saint-John Perse)
“La poesía se encuentra allí donde no se encuentre la sonrisa estúpidamente burlona del hombre con sonrisa de pato”. (Lautréamont)
“Un poema ha de ser una debacle del intelecto”. (André Breton y Paul Éluard)
“La poesía es cambiar el color de la materia gris”. (Giovanna)
“El poeta ya no se puede reconocer como tal a no ser que oponga un anticonformismo total al mundo en que vive”. (Benjamin Péret)
“Lo importante no es la poesía, sino la capacidad de poetizar”. (Gustav Meyrink)
“Hay mucho que aprender del lobo, del búho y del pulpo. La poesía no es reflejo ni reflexión”. (Franklin Rosemont)

sábado, 12 de agosto de 2017

“Soapbox” 82, 83 y 84

Consulta obligatoria de quienes siguen este blog es siempre la de los soapboxes de Jean-Pierre Paraggio. Esta vez anunciamos la aparición de otros tres, que son ya los números 82, 83 y 84.
Se incluyen imágenes de Cornucopia, de Pierre Rojanski, de Mireille Cangardel, de Robert Thon (sobre quien damos un enlace), del propio maestro de ceremonias... Poemas de Élie-Charles Flamand, Valentine Penrose, Guy Cabanel, Charles Duits, Pierre Peuchmaurd, Antonio Gamoneda... Y como plato fuerte el poema “Ramses Younane” de Abdul Kader El Janabi, firmado en el pasado año.
soapbox 82-84

J. Karl Bogartte: “Mythologies”

J. Karl Bogartte, Mitologías, 2010

Una nueva obra de imágenes convulsivas del maestro J. Karl Bogartte acaba de ver la luz. Lleva prólogo de Leon Marvel y Jon E. Graham y se presenta como “un libro de misteriosas transformaciones”, cuyas imágenes, “inspiradas en lo oculto, la alquimia, la magia y la sexualidad”, son el resultado de “un descenso en el dominio desconocido de una exploración puramente automática”. No se podía esperar menos de tan gran mágico prodigioso, a quien el surrealismo de las últimas décadas debe no poco de la pervivencia de ese descenso a las Madres”.

domingo, 6 de agosto de 2017

Éric Duvivier: “La femme 100 têtes”


Acaba Vimeo de subir una rareza del surrealismo difícil de obtener: se trata de La femme 100 têtes de Éric Duvivier (1967), película de 18 minutos inspirada muy libremente en Max Ernst. Aunque algo desigual, abunda en buenas, y hasta muy buenas secuencias.
La tanda “surrealista” en que viene incluye películas que nada tienen de surrealistas y alguna otra, como el maravilloso Cero en conducta, ya bien conocida.

jueves, 3 de agosto de 2017

Tony Earnshaw

Dibujo de Tony Earnshaw

Una retrospectiva de Anthony Earnshaw es siempre una gran noticia para el surrealismo. Hoy en Leeds se abre la titulada “Anthony Earnshaw. The distribution of wishes”.

Kennet Cox’s Journal

Kenneth Cox, Retrato encontrado de Ghérasim Luca, 2017,
tierra, ramitas y helechos moldeados sobre un árbol

Una de las páginas que merecen ser regularmente seguidas es la de Kenneth Cox. En su “Journal” hay fotos añadidas en estos últimos meses, como este retrato lucasiano o la titulada La capa de ante del cefalópodo, homenaje al Conde de Lautréamont en el aniversario ducassiano.

Rik Lina en Coimbra

Rik Lina, Coimbra, 2017

Damos una foto de la exposición de Rik Lina en Coimbra, así como dos de una de las cajas allí presentadas. Como él mismo explica, “enxertos” es la palabra portuguesa para “greffages”, “el término que Édouard Jaguer dio al conjunto de procedimientos, deliberados o efecto del «azar objetivo», que agrupan diferentes elementos en dos o tres dimensiones, y a la imagen modificada o perturbada por una intervención física o química”.


Rik Lina, Diary, Marie 2017

Simone Breton

En las páginas 22-26 del n. 41 de Enciclopèdic, la revista del Ateneo Enciclopédico Popular, junio de 2017, puede leerse en castellano el trabajo de Xesús González Gómez sobre Simone Kahn/Breton/Colinet, anteriormente presentado en gallego y en varias entregas, dentro del blog del Grupo Surrealista Galego.

sábado, 29 de julio de 2017

28 de septiembre de 1966

Cubierta diseñada por Tono Galán

Aunque ya había aparecido en doce entregas del blog del Grupo Surrealista Galego, es un placer encontrar ahora en papel el estudio que Xesús González Gómez ha dedicado a la noticia de la muerte de André Breton en las revistas y periódicos españoles de la época. Como título sebaggiano del conjunto, O pronunciábel día da súa morte. Edita Xalundes (bella palabra gallega, que significa algo así como “en alguna parte, lejos”), o sea el propio Grupo Surrealista Galego.
Se trata de un trabajo sólido y contundente, pero a la vez divertido dada la sarta de burradas que van desfilando por sus páginas, preferentemente de la prensa franquista pero sin que falten algunas de la otra. Xesús González Gómez es una personalidad de envergadura, un escritor lúcido siempre y corrosivo cuando hay que serlo, y si sumamos a ello su perfecto conocimiento del surrealismo, con el que se identifica, es posible entender cómo lo que en manos académicas hubiera sido un aburrido y exangüe inventario, en las suyas se convierte en un tratado enjundioso y hasta a trechos apasionante, que el lector interesado, más que leer, se ve impelido a devorar.
La lista de cagatintas de la época que tuvieron que decir algo a la muerte de André Breton está compuesta por nombres hoy casi todos olvidados: Gómez Catón, Rosendo Llates, Julio Manegat, Salvador Jiménez, Luis Figuerola-Ferreti, Manuel Díez-Crespo, Xohán Ledo, Pol Girbal, Néstor Luján (este al menos recordado como glotón)... Algunas perlas son incluso dignas de una antología: “Antes de dedicarse a la literatura y al movimiento artístico surrealista, André Breton escribió y publicó algunas obras de carácter médico, entre ellas la titulada Campos magnéticos” (Julio Manegat); “André Bretón ha pasado su vida entre grandes flechazos intelectuales y enormes peloteras ridículas con sus mejores amigos. Así el gran «leninista» pasaría a cultivar la amistad del exiliado Trostski antes de criticarle acerbamente como a título póstumo, hacia 1940 [comentario de Xesús González Gómez: “Busque el lector esa crítica de Breton, será un hallazgo bibliográfico de primera magnitud”]. El surrealismo –su obra– había entrado incluso en la decoración de los cuartos de baño y en las almohadillas de los trenes de segunda” (Pol Girbal, que titula su necrológica “Ha muerto André Bretón, el gran disconforme. Figura ya sin vigencia, perteneciente al pasado, su muerte fue anticipada por el olvido”); “¿Qué tal, amigo André Bretón, ya al otro lado del superrealismo? Y, ¿no será toda esa eternidad que tiene usted por delante superrealismo, o sobrerrealismo en estado de pureza?” (Manuel Díez-Crespo, falangista sevillano confianzudo, que proclama a Sevilla “la ciudad más superrealista del planeta”).
Más jugosas aún son las declaraciones, todas ellas plagadas de errores crasos, de figuras de otro calibre, como Santos Torroella, Juan Ramón Masoliver, Gerardo Diego, Guillermo Díaz-Plaja o Guillermo de Torre. Gerardo Diego utiliza siempre “sobrerrealismo”, pero al menos acierta cuando escribe que “el creacionismo es diametralmente opuesto al sobrerrealismo, aunque sus apariencias sean semejantes”. Guillermo de Torre prefiere escribir “superrealismo” y alude a la presencia de Hugo Ball en un reciente evento de aniversario dadaísta que resultó “muy pintoresco” (comentario de Xesús González Gómez: “Si en verdad asistieron los supervivientes de Dada que cita de Torre, los actos más que pintorescos debieron ser grandiosos, como mínimo: asistir a la resurrección de Hugo Ball en carne y alma no es algo que acontezca todos los días, aunque sea celebrando el cincuentenario de Dada”); equipara la escritura automática al flujo de conciencia joyceano (¡suspenso sin remisión como crítico literario!) y afirma que “los mitos cerraron su ciclo hace siglos” (¡nada menos!), pero aún peor es su visión de la supervivencia de Dada y el surrealismo... a través de las tesis universitarias (acababa de publicarse la del ridículo Sanouillet). Sin duda de estos grandes señores de la cultura hispana el que más me interesa es Masoliver, ya que con él sostuve en los años 80 una polémica que supongo fue la última de su vida, cuando se molestó por unos ataques que yo le hice a la cultura española (en realidad, a toda su putrefacción academicista y oficialista). Entonces también metió la pata con un error que se ha repetido infinidad de veces: el de que el primer manifiesto fue traducido por Fernando Vela al poco de salir en París, confusión con una reseña de ninguna monta que le hizo en la Revista de Occidente. Masoliver fue en los años 30 un detractor del surrealismo, pasándose rápidamente al fascismo y el falangismo. Xesús González Gómez se revuelve contra su maquillamiento: “Masoliver era un hombre culto y también un fascista, no el héroe que nos quieren hacer creer ahora una serie de críticos escritores como Jordi Gràcia, Fernando Valls y José Carlos Mainer”. Su disparate de la nota sobre Breton (a quien, eso sí, califica como “un dechado de autenticidad”) se da cuando dice de Un perro andaluz que “tanto escándalo levantaría después bajo el título de La edad de oro”.
Luego están los “especialistas” en surrealismo literario o artístico, como Pablo Corbalán, autor de una atroz Antología de la poesía surrealista española (en la que, como no deja de apuntar Xesús González Gómez, solo había un surrealista), para quien el surrealismo feneció en 1936, después de que Breton expulsara del grupo a Artaud, Masson, Cocteau (¡!) y Radiguet (¡muerto, por cierto, en 1923!). O como José María Moreno Galván, uno de los santones de la crítica de arte española, que entonces catequizaba en el frente comunista y a quien pone González Gómez los puntos sobre las íes al comentar su apotegma de que “la clave del fracaso revolucionario surrealista consiste, primero, en haber confundido el testimonio con la acción y, segundo, en haber confundido a la rebeldía con la revolución” –pasajes de la doble respuesta de González Gómez, que debe leerse en su integridad: “La poesía no es ni síntoma ni testimonio, sino que es en sí misma revolución”; “¿Cómo separar rebeldía de revolución? ¿No necesita toda revolución de la rebeldía? ¿No nace la revolución de la rebeldía para corregir injusticias?” En tercer lugar, comenta la nota sin firma aparecida en Ínsula (más conocida por Insulsa), digna de “los universitarios «progres» a que se dirigía la citada revista”.
Pero hay una excepción que desafía la regla: Tomás Alcoverro, hoy un conocido periodista y el único entre los nombres abordados que se inscribe, como señala Xesús González Gómez, “dentro de lo que podríamos llamar una percepción del surrealismo como revolución”, y no como una vanguardia ya “histórica”. O casi el único, ya que, en un apéndice a su trabajo, González Gómez añade a Juan Manuel Molina Mateo, anarquista murciano cofundador de la Federación Anarquista Ibérica, más conocido como Juanele, que escribe un excelente artículo en Comunidade Ibérica de México, contrastando con la mediocridad receptiva de España Libre. A esto último alude el autor de este trabajo en sus conclusiones, al señalar cómo al surrealismo todos lo daban por muerto a la vez que demostraban tener un desconocimiento casi total de lo que era (y de lo que continuaba siendo), no solo en la España de 1966 sino en la prensa comunista y la anarquista y en la del propio exilio.
El conocimiento muy completo que Xesús González Gómez tiene de los entresijos de la prensa de la época hace este estudio aún más jugoso. En la “Justificación” inicial, me agradece, muy generosamente, haberle dado la idea de convertir en libro las doce entregas del blog, pero ante el resultado que aquí tenemos, lo menos que puede decirse es que el mismo camino deberían seguir todos sus demás estudios, la mayoría dedicados a figuras muy poco conocidas del surrealismo y que en ninguna otra parte ha tratado nadie con el detenimiento y la agudeza con que lo hace él. Son estos los libros que hacen avanzar el surrealismo y que lo muestran tal y como siempre debería ser: sin pie a equívocos ni a confusiones.

Cruzeiro Seixas/Albert Marencin


Este martes tiene lugar en Lisboa la presentación de un libro de textos automáticos de Cruzeiro Seixas.
Cruzeiro Seixas es el decano de los surrealistas, con 96 años, pero casualmente se celebran ahora los 95 años de Albert Marencin, con motivo de lo cual se efectuó una emisión en la Radio Eslovaca Internacional que contó con la “complicidad” de Laurens Vancrevel y Jacques Abeille.

martes, 25 de julio de 2017

Los montajes pintados de Rik Lina


Todos los años, por estas fechas, Rik Lina retorna a Portugal y se inicia una reactivación de la actividad surrealista de la Cabo Mondego Section of Portuguese Surrealism. En este caso, la “rentrée” la abre una pequeña exposición de sus montajes, que se inaugura mañana en la galería Debout sur l’Oeuf.
Acompañamos la hojilla de inauguración por otras dos, en las que se reproducen algunos de esos montajes a la vez que Rik Lina nos brinda una muy bella declaración sobre su práctica rigurosamente poética.


jueves, 20 de julio de 2017

Pnina Granirer: mitos y leyendas


Hoy se inaugura una importante exposición de Pnina Granirer en la Fundación Eugenio Granell, que prosigue así su encomiable labor de enfocar la labor actual de espléndidas figuras femeninas del surrealismo merecedoras de un mejor conocimiento, como hace poco ocurría con Verónica Cabanillas Samaniego y con Janice Hathaway.
La exposición, titulada “Leyendas”, se divide en las partes “Medea” y “Los pájaros caníbales” (inspirada esta en los ritos iniciáticos amerindios), pero nadie mejor que la propia artista para expresar el sentido de esta asociación y de la muestra en su conjunto:

Pnina Granirer, Daydream

*

La exposición se suma a la aparición muy reciente del libro de memorias de la artista, Light within the shadows, documento entrañable y conmovedor.


*

La monografía de referencia sobre Pnina Granirer sigue siendo la de Ted Lindberg, publicada en 1998. Y como texto de catálogo, reproducimos hoy el que le dedicó Gregg Simpson, principal animador del West Coast Surrealist Group durante décadas, escrito con motivo de la exposición de la artista en la galería de arte de Richmond (Columbia Británica), en el mismo año.

Imagen: Escultor desconocido, 1988


lunes, 17 de julio de 2017

Fresh Dirt

De Submergence Sympatica!, importante novedad surrealista a cargo de Fresh Dirt, poco podemos añadir a la amplia noticia aparecida en “Surrealist NYC” y elaborada por Janice Hathaway:
Recordemos tan solo que hace muy poco hicimos una rápida recensión del muy bello catálogo de Janice Hathaway publicado por la Fundación Eugenio Granell, donde se incluye un trabajo de Ruurdje Laarhoven en que se relata con todo lujo de detalles la trayectoria de la fecunda actividad surrealista en Alabama, evidentemente con el colectivo de Fresh Dirt enfocado:

Janice Hathaway, Solaris, 2007

Juegos en Peculiar Mormyrid

Uno de los pocos blogs que exigen un seguimiento regular es el de Peculiar Mormyrid. Entre las últimas entregas, resaltemos las de los juegos colectivos, con el de la sustitución erótica y el del dibujo rellenado como novedosos, más otra entrega del juego de la traducción, ahora a partir de poemas de los surrealistas checos Josef Janda y Vaclav Svankmajer:

miércoles, 12 de julio de 2017

Jean-Pierre Paraggio: primavera de la visión

Jean-Pierre Paraggio merece una constante atención de esta página, dada la constancia de sus intervenciones, personales y colectivas, en el segundo caso como propulsor regular de las publicaciones del umbo y en el primero por su actividad collagista, que es de las más singulares del panorama surrealista. Nada más certero, por lo demás, que su brújula surrealista, siempre atento a lo que de más valioso surge aquí y allá y sin que nunca se cuelen las ambigüedades habituales.
De esta exposición en curso presentamos la invitación, con un bello texto teórico del artista. A la vez señalamos la aparición, en la collección del umbo, de un folleto con cuatro poemas de Paul Lemuel Cabanel, tres de ellos inspirados en correspondientes collages del propio Paraggio.


Los seres voladores de Max Ernst

En febrero tuvo lugar en Sotheby, Londres, una bonita exposición de Max Ernst, centrada en sus obras de los años 20. Título: “Birds on the wire, Max Ernst 1921-1928”. El catálogo, de 72 páginas con muchas ilustraciones a color, lleva un breve texto de Georges Sebbag en que se muestra cómo el “pintor surrealista de los pájaros por excelencia” (y hasta cuyo rostro en efecto parecía el de un pájaro) elaboró en estos años “un nuevo mito, en pleno acuerdo con el proyecto surrealista”.

Renzo Margonari, To Max memory, 1986

“Agua casi fuego”

Agua casi fuego es otra de las publicaciones de Javier Gálvez en las ediciones Ardemar, que así celebran su propio título. Se trata de tres breves poemas, enmarcados por sendos epígrafes y tres fulgurantes textos, también breves, cuyo motivo común es el sueño, echándose en falta alguna de las imágenes fotográficas de Gálvez, lo que subsano aquí con este creo que apropiado “fantasma líquido” de uno de mis pintores más amados, Renzo Margonari. Los epígrafes son de Bernard Caburet (“El hombre se hace a sí mismo, desde el deseo, no desde la necesidad”), Paul Celan (“Quien su corazón arranca de noche, ese intenta asir la rosa”) y André Breton (“Independientemente de lo que se logre o deje de lograrse, lo magnífico es la espera misma”), este último encadenando estos versos: “Besar el espejo / de la indolencia, / mientras la espera / deja abiertas / las puertas / de la certidumbre”, del mismo modo que la cita de Celan inspira estas palabras: “Al despertar recordó haber soñado que masticaba rosas. Cuando vio su rostro reflejado en el espejo, descubrió que ya no tenía labios”.
“Te he visto, garza, / con tu plumaje lustrado / por la risa de la penumbra, / el rayo de la tormenta / enjuagándote el pico, / tu vuelo en círculos, / sonámbula del vértigo”.

Renzo Margonari, Liquid ghost, 1983

sábado, 8 de julio de 2017

“Soapbox”, Rikki, Silva/Barbarito, Dalí, Delvaux, fotografía surrealista

Un nuevo Soapbox, en el que destacan el texto de Jean-Pierre Paraggio y un poema de Bertrand Schmitt:

*

Noticias de Rikki Ducornet:

*

Publicación de dos poemas de Carlos Barbarito, con viñeta de Julio Silva:



*

Exposición sobre Dalí y la ciencia, a la que conviene sumar estas dos aseveraciones suyas, la segunda traída a colación aquí hace pocas semanas:
“El conocimiento –la ciencia– no es más que una proposición, una de las posibles del universo”.
“El progreso de las ciencias ha sido enorme, pero desde un punto de vista espiritual vivimos el período más bajo de la civilización”.
Del mismo modo, a propósito de una supuesta heredera avidaeuros que le ha salido últimamente, recordemos estas palabras suyas:
“No deseo que haya seres que lleven mi nombre. No deseo transmitir a Dalí. Quiero que todo termine conmigo. Además, todos los hijos de genio son unos cretinos. Esos niños que no te aportan nada te deshonran y llevan tu nombre sin haber comprendido quién eras”. “Esos embriones me dan horror. Su aspecto fetal me turba hasta la angustia. Por otra parte, y como todos los genios, solo podría engendrar un cretino”.

Foto de Marc Malfant
eureka!

*

Exposición belga de Paul Delvaux:


*

Y un nuevo ejemplo de la vieja historia de los ajos y las coles, escamoteando el surrealismo y poniendo en su lugar a los más epidérmicos imitadores:
El rigor no aumenta mucho en esta otra muestra antológica fotográfica:

sábado, 1 de julio de 2017

Nuevas noticias de Chile

Singwam Chong Li, Fotosíntesis de la medusa

En anterior nota dimos cuenta de una serie de novedades procedentes de Chile, una de ellas la preparación de un homenaje a la poetisa Stella Díaz Varín, que fue amiga de algunos mandragóricos y a quien el grupo Derrame estima especialmente. Ese homenaje ya ha aparecido, tratándose de una “antología poética y visual” con el título de La palabra escondida, en que participan los nombres de Derrame y otros. Introducen la muestra Enrique de Santiago y Aldo Alcota, e intervienen con poemas e imágenes, aparte ellos, Jaime Alfaro Ngwazi, Magdalena Benavente, Patricio Álvarez Aragón, Cristina Chain, Singwan Chong Li, Rodrigo Hernández Piceros, Jorge Herrera Fuentealba, Rodia Ibaveda, Ciriaco Pescador, Natalia Sève, Sebastián Riveros Herrera (Zebrah), Daniela Sol, Rodrigo Verdugo Pizarro y Roberto Yáñez.
Dado que es difícil tener noticias al día de la actividad surrealista en Chile (por ejemplo, la página de Derrame lleva más de tres años en blanco), ofrece esta publicación el interés añadido de darnos cuenta de los trabajos últimamente realizados o en proyecto de algunos de los nombres del grupo.
Empezando por Aldo Alcota, regresado ya a su país, tomamos nota de que en 2013 publicó en las Ediciones Contrabando de Valencia el poemario Guayacán/Virgen Bacon. Damos el enlace del libro y otro sobre el poeta:
De Enrique de Santiago se nos dice que prepara una Historia del surrealismo en Chile y que pronto aparecerá su segundo libro de poesía, titulado Bitácora de viaje.
Magdalena Benavente expondrá próximamente en la Fundación Granell.
De Rodrigo Hernández Piceros se incluyen en la “antología” unos poemas pertenecientes a Textos surrealistas, que esperamos vea también la luz.
Anunciado ya hace tiempo, y muy esperado, parece que no tardará ya mucho en salir un libro con los poemas automáticos escritos al alimón por el malogrado Braulio Leiva y el fundador del grupo surrealista Agartha, Rodia Ibaveda.
Roberto Yáñez publicó en 2013 Lluvia de primavera, aunque solo en alemán; este sería pues su quinto libro de poesía (posteriormente apareció El reino inestable). También en 2013 expuso individualmente en Berlín. La semblanza del autor dice que es “inventor del método de interpretación circular” y “creador del concepto psicológico IPM (Influencia Psíquica Maligna)”.
A punto de editarse está Anuncio, de otro de los “clásicos” de Derrame, Rodrigo Verdugo Pizarro, reproduciéndose un extenso poema de ese cuaderno, dedicado al alto poeta Fernando Palenzuela.
De otras figuras que ya conocemos, hay que destacar los collages de Singwam Chong Li, quien estaba presente en el nº 4 de La Vertèbre et le Rossignol, y las piezas de Jorge Herrera Fuentealba, hombre de Phases y Capa, que en este segundo colectivo abierto trabaja actualmente con Freddy Flores Knistoff, James Burns, José Estévão y Patricio Álvarez Aragon. El blog de collages de Singwan Chong Li, por cierto, anuncia su participación en la exposición que, organizada por Carlos Martins –y por tanto plenamente garantizada–, tendrá lugar en Portugal dentro de algunos meses con el título de “El surrealismo en los suburbios de Lisboa”.
La palabra escondida lo edita Ediciones Xaleshem y funciona pues como una nueva comunicación de Derrame.
Enrique de Santiago, El sueño submarino

sábado, 24 de junio de 2017

Ludovic Tac: “L’Ombre à l’horizon”


Sonámbula prosigue su andadura como editorial clave del surrealismo en estos últimos años. Ahora es la vez de Ludovic Tac, con su poema L’Ombre à l’horizon, que acompañan unos veintiséis dibujos relampagueantes de Fabrice Sauge.
Como se ha optado por una coedición con Loplop, la publicación es bilingüe, habiéndose encargado de la traducción al portugués Marcus Rogério Salgado.
Arropan el poema de Ludovic Tac un prefacio de Guy Cabanel –donde evoca sus años de L’Amiral noir y un postfacio del propio traductor. En conjunto, un libro de alta poesía primorosamente editado.
“En L’Ombre à l’horizon, todo está dicho, y no podría ser dicho de otra manera, en ese lenguaje al que soy particularmente sensible, por ilustrar perfectamente la especificidad del verbo poético, a la vez incontrolado y despojado de los lugares comunes de la vida corriente, más allá de la antinomia libertad-rigor, como una fiesta severa.” (Guy Cabanel).
“La poesía de Ludovic Tac es la expresión de la potencia de la imagen considerada y expandida en sus consecuencias máximas. Se suceden los estados de materia al toque de una sustancia mágica que ampara todas sus confidencias: el poema es un objeto para soñar.” (Marcus Rogério Salgado)

Dibujo de Fabrice Sauge

miércoles, 21 de junio de 2017

Steve Morrison

Steve Morrison, Zisurru 11, harina, arcilla roja de Georgia,
alquitrán, poliuretano sobre lienzo

Aunque hemos nombrado en sus lugares correspondientes los cortometrajes de Steve Morrison aparecidos en Peculiar Mormyrid, la visión reciente de otro más (el espléndido Air) nos lleva a singularizarlo en esta entrada. Damos los enlaces de esas cuatro películas, más el de Vimeo, donde hay otras, y el de la página artística de este mormírido de Atlanta, que es un auténtico “bottom fedder”.

Jane Graverol

Jane Graverol, 1969

Está en curso una retrospectiva de Jane Graverol, pintora magnífica del surrealismo belga. Por desgracia, el enfoque del catálogo es del género asmático mental genérico, sin que falten los tópicos más idiotas y hasta esas necias y escolares interpretaciones de cuadros que tanto detestaba un Magritte. Jane Graverol no podía escapar al agravio generalizado, cuando ni Toyen lo ha hecho.
Sobre Jane Graverol han escrito, en pequeños catálogos, nada menos que Marcel Lecomte, René Magritte, Paul Nougé, Marcel Mariën, Paul Colinet, Irène Hamoir, Louis Scutenaire, Geert Van Bruaene, Lo Duca, Pieyre de Mandiargues, Xavier Canonne y André Blavier. Qué necesario es reunir en un volumen todos esos preciosos textos recónditos, hechos casi todos por poetas, para contrarrestar y hasta anular la nociva verborrea racional-progresista de la caterva universitaria.

miércoles, 14 de junio de 2017

“Peculiar Mormyrid” y el mito de la revuelta

David Coulter Sueños inquietos de una araña comedora de pájaros

El quinto número de Peculiar Mormyrid (disponible, como los anteriores, tanto en línea como en papel) confirma que esta publicación se ha convertido en la más aglutinante de fuerzas del surrealismo, un poco en la línea de Hydrolith.
Este nuevo número tiene como tema “El mito de la revuelta”, dividido en tres “dominios”: “Dominio de la máscara”, “Dominio de la invocación” y “Dominio de la manifestación del gran no”. La abundancia de participaciones solo me permite aquí apuntar aquello que más me ha gustado, en un documento de primera fila que además puede cada cual consultar inmediata y gratuitamente. Los trabajos ya conocidos no abundan tanto como en Hydrolith, pero los hay (José Manuel Rojo, Javier Gálvez, Guy Girard, Jesús García Rodríguez y algún otro). La sección autónoma de imágenes es magnífica una vez más, con dibujos, pinturas, fotos y collages de Luiz Morgadinho, Casi Cline, Vicente Gutiérrez Escudero (dos potentes collages), Tim White, Joseph Jablonski, Annalynn Hammond, David Coulter, John Richardson (también con un collage en alimón con John Welson y Mark Sanders), Megan Leach, Janice Hathaway, Michael Löwy, Karl Howeth, Gregg Simpson, Craig Wilson, Dan Stanciu (la soberbia imagen que encabeza la nota dedicada el pasado sábado a Peculiar Mormyrid y otra que reproducimos hoy), el colectivo Capa, Miguel de Carvalho, Lucy Zae Porter, Steve Morrison, Alex Januário, Bruno Jacobs, Rik Lina y Andria Matta May Schaal.
Los juegos –para no olvidar que no hay revuelta verdadera sin ellos ni sin poesía, algo que muy pocos revolucionarios profesionales han entendido nunca– están tan presentes como en los números anteriores y en el propio blog de “Peculiar Mormyrid”, destacando los del grupo Chimera de Ottawa: “La máscara de los generales”, “Bon voyage”, “El grito del sereno” y “Prescripciones”. El de collages “Máscaras de la ciudad” es obra del grupo de Leeds, el de la máscara es del grupo House of Mysticum, y como corolario está el propio juego del mito de la revuelta, con quince participantes.
Los textos van acompañados en ocasiones de imágenes, como en el caso de Steve Cline (quien aporta también una serie de collages especialmente subversivos), Craig Wilson, Laura Corsiglia, Casi Cline. Poemas hay de Tim White, Daphnée Azoulay, Allan Vilu, Joël Gayraud, Joseph Jablonski, Maurizio Brancaleoni. Y relatos, ensayos, comunicaciones, prosas poéticas, de Dale Houstman (uno de sus textos disertando sobre apocalipsis y utopía), Lee Levinson, David Nadeau, Ian Kappos.
Algunas aportaciones destacan por su carácter novedoso o por su singularidad, empezando por el primer texto, un precioso diario mágico de encuentros de Jason Abdelhadi. “La máscara del valle secreto” es un poema de Gregg Wilson que lleva una pintura suya y de Heather Nixon. Michael Löwy lanza sus incendiarias “profecías” para el año 2018, poniendo al día, o al año, una de las últimas publicaciones del Grupo Surrealista de París. Dominick Coppi hace una sorprendente “exploración surrealista de belleza e intoxicación en una época de parafrenia”. Arthur Spota dispone una enseña en diversos lugares de la ciudad, con resultados subversivos. Dale Houstman encuentra y manipula un texto con efectos similares. Michael Vandelaar evoca del modo más original a la admirable figura de John Muir. RW Spryszak relata los efectos de una invasión de pájaros de cristal. Y Ron Sakolsky, la revuelta del jefe amerindio Claylik.
La sección fílmica, que hubiéramos deseado más amplia, se limita a sendos cortometrajes de House of Mysticum y Steve Morrison, solo de animación el segundo y con dos bellas actrices el primero.
En un apartado final, de título “Mitogénesis”, hay un texto de Ody Saban y Thomas Mordant donde se incurre en la lamentable costumbre de hablar por los demás, cuando se dice de Vincent Bounoure que es “nuestro «Gran Ancestro» de todas y de todos”. De ellos dos, y de algunas y algunos más, podrá serlo, pero de mí desde luego que no –si yo reconociera algún “Gran Ancestro” en el surrealismo, ese sería únicamente André Breton, quien por cierto es quien afirmó que “la rebelión tiene su justificación en sí misma”.
Cierra el número, dentro del mismo apartado, un importante manifiesto colectivo: “El ventrílocuo no tiene voz”. Aunque no se trate de un texto redondo (algo muy difícil de lograr en este tipo de escritos), estamos ante una declaración que se venía haciendo necesaria. Creo que su publicación en este medio es la más adecuada, dada la posición de verdadera punta de lanza que “Peculiar Mormyrid” ha adquirido en el movimiento surrealista actual.

Dan Stanciu, El descubrimiento

*

Y acabo con la selección de citas sobre la revuelta que incluí en su día en mi libro Cabina de barlovento:
La revuelta es la ley viva del genio. Saint-Pol-Roux
Somos especialistas de la revuelta. André Breton
No hay nada más grande que la revuelta. Georges Henein
Somos el espíritu de revuelta que rechaza, que eternamente rechazará las condiciones que le son impuestas. Paul Nougé
La revuelta poética personifica la libertad humana en su expresión más completa. No castra ni sublima al hombre, sino que lo pone en pie con sus deseos en libertad. Camille Bryen
La revuelta contra el mundo actual significa la negativa a participar voluntariamente en la actividad de ese mundo que está en poder de granujas y de imbéciles. Significa igualmente la voluntad de actuar contra ese mundo y la búsqueda de los medios para cambiarlo. René Magritte
La revuelta es un diamante cuyo brillo se basta a sí mismo. Maurice Blanchard
Mormyrid 5 lulu


Rik Lina, El anarquista, 2017

“Analogon”, n. 81


Acaba de salir el n. 81 de Analogon, dedicado a la magia, los sueños y el chamanismo. Lo abre un ensayo de Bertrand Schmitt sobre Breton y las artes mágicas, tema que es objeto de una inminente exposición en Lille.
analogon 81

sábado, 10 de junio de 2017

Un nuevo mormírido, Lebel, Banálisis, Rojanski, Breton...

Dan Stanciu, El cuádruple no

A la vez que acaba de aparecer el n. 5 de Peculiar Mormyrid, dedicado al “mito de la revuelta”, remitimos también al blog de este colectivo, que da noticia de un nuevo libro de collages de John Richardson e incluye como entregas recientes el juego con el descubrimiento de un nuevo mormírido y el juego con la traducción de un poema escrito en una lengua que no sepamos leer (ejemplificado con un poema de Josef Janda), seguidos de dos magníficas entregas por Jason Abdelhadi.

*

El número 127 de Infosurr (septiembre-octubre de 2016), aparte un homenaje a Jean-Claude Charbonel, tiene como noticias que aquí no hemos dado la reedición del Sur Marcel Duchamp de Robert Lebel (Mamco de Ginebra) y la de los Éléments de banalyse, en los que figuraba Alain-Pierre Pillet y que destacan por pertenecer a los lamentables años 80 –al menos los 70 fueron una resaca de los 60.

*

Collage de Pierre Rojanski

Hasta el 16 de julio tiene lugar una exposición del magnífico collagista Pierre Rojanski:

*

Exposición bretoniana en Lille, a partir del 24 de junio:

*

Hasta septiembre tiene lugar esta retrospectiva de Raoul Ubac:
Y esta de Stanley William Hayter se inaugura el 17 de junio:

miércoles, 7 de junio de 2017

Les Coleman, en su iglú africano

La colección Le Grand Tamanoir ha publicado una edición bilingüe (inglés y francés) de “pensamientos y contrapensamientos” de Les Coleman, una de las figuras más vivaces del surrealismo británico.
La selección ha sido hecha por Michel Remy, quien hace la introducción, titulada “Les Coleman, el centrifugador de palabras”. Si Michel Remy lo llama también “Magritte de las palabras”, hay que decir que Les Coleman se sitúa también en compañías tan ilustres como las de Macedonio Fernández, Ramón Gómez de la Serna o Alphonse Allais.
Los libros de que se ha hecho una selección son Unthunk (2002), C’est mon dada (2007) y Afterthunks (2011). Por mi parte, he procedido a la traducción de una selección de esta selección, que es un verdadero tónico para el espíritu.
iglú


*


Dibujo de Les Coleman

La exactitud de sus errores era ejemplar.
No hay que tomar nunca un sí por respuesta definitiva.
Nadie en el club de nudistas sospechaba que era una monja.
El crematorio fue reducido a cenizas.
¿Qué le ocurre a las ruedas del tren cuando los raíles se juntan en en el horizonte?
¡Cómo no han cambiado los tiempos!
El espantapájaros que amaba los pájaros.
¿Podría hacernos la visita ayer?
El trabajo de un punto de interrogación nunca se acaba.
Avivar los fuegos del infierno arrojando ejemplares de la Biblia.
Un rompecabezas que hubiera perdido todas sus piezas.
Perdóneme pero ¿no es usted alguien con quien nunca me he encontrado?
Las maletas viven en el miedo de acabar en objetos perdidos.
Un ratón de la talla de un elefante estaba aterrorizado por un elefante de la talla de un ratón.
Regla número una: ignorar todas las reglas siguientes.
El comportamiento del domador de leones se ha vuelto salvaje.
La única diferencia entre las palabras es que se escriben de manera diferente.
El destino del tiovivo permanece desconocido.
Una pelota de pong-ping.
Los bombillos se suicidan.
El fuego tiene sed de agua.
Aunque era ateo, se creía que era Dios.
Un temblor de tierra ha hecho caer el castillo de cartas.
El barco en la botella ha naufragado.
Ha desaparecido un mago.
Un río es una cascada horizontal.
Por favor, de una patada en la puerta antes de entrar.
Los caníbales beben siempre vino tinto en las comidas.
Si no hubiera pájaros, ¿el hombre habría querido volar?
Cuando abrió, el libro, una mosca salió volando.
¿Podrías encontrar el error que hay en esta frase?
Tranquilamente tendido en el suelo, perdió de pronto el equilibrio y se encontró de pie.
Las chimeneas son simétricas, pero el humo es asimétrico.
Las huellas de nuestros pasos nos siguen.
Dibujo de Les Coleman
Era demasiada coincidencia para ser una coincidencia.
El blanco ha fallado la flecha.
El loro del pirata tenía un parche sobre el ojo y una pata de madera.
Los hombres de las cavernas reprendían a sus hijos por pintar en las paredes.
Un olor indetectable invadió la sala.
Es la segunda vez que su paracaídas no se abre.
El índice de la página 262 indicaba que su nombre aparecía en la página 262.
La maleta estaba triste por volver a casa.
Los recién casados se ahogaron en un océano de confetis
Llegar a buen puerto sin nunca haber dejado tierra firme.
Por favor, ténganme mal informado.
Las tardes de los jueves, la piscina estaba reservada a los tiburones.
Un bosque de árboles abatidos.
Colmo de la impaciencia: dejar un lugar antes de llegar a él.
¿Por qué los pájaros no desafinan nunca?
Sindicato Nacional de los Espantapájaros.
El mapa de un territorio inexplorado.
En la oficina de objetos perdidos, había numerosos boomerangs que nadie había reclamado.
Inconformismo: una dependencia del conformismo.
Se ha difundido el rumor de que no se había dicho nada.
Jekyll aceptó ver a los psicoanalistas pero Hyde se negó.
Subir el volumen del silencio.
Musa de poeta que no llega a publicar se empareja con poeta más joven.
Como el apuntador había dejado su guion en casa, los actores tuvieron que ayudarlo.
Es una suerte que la extinción de los dinosauros haya tenido lugar antes de que Noé construyera su arca.
En la reunión de sonámbulos, nadie ha reconocido a nadie.
Un arco iris nocturno.
Nunca había encontrado un veneno que le conviniera.
Medio día y medianoche están condenados a nunca encontrarse.
Prohibido caminar sobre el mar.
Al fin del túnel, la noche.

Dibujo de Les Coleman